El fenómeno de las colas

A raíz del lanzamiento de la esperada adidas Yeezy Boost y de la cola que se ha formado desde ayer Jueves para poder adquirir uno de los 12 pares que reciben en Sivasdescalzo nos hemos propuesto contar nuestras vivencias la única vez que hicimos cola para adquirir una zapa.

red-supreme-foamposite-10

Casos curiosos como el lanzamiento de las Foamposite x Superme que se tuvo que cancelar el año pasado por la cantidad de gente que se estaba agolpando en las puertas de la tienda días antes, o casos bastante más macabros y trágicos como los tiroteos que ocasionalmente ocurren son hechos que parecen aislados de un país como el nuestro, en donde hacer cola de varios días para pillar una zapa hasta hace unos años parecía algo que nunca iba a suceder.

Pero el mundo cambia, las tendencias se extienden, y por un lado las altas expectativas generadas y por otro lado los altos precios que alcanzan algunos modelos en reventa provocan que la gente decida coger un saco de dormir, una silla plegable y acampen unos días esperando a la salida de ese modelo tan deseado.

sneaker_line2

Para nosotros la cola es algo perfectamente evitable con el aumento de stock de esos lanzamientos tan deseados. Lo que es una frustración es quedarte delante de la página de la marca o tienda en la que van a sacar el modelo deseado y que se agoten los pares en cuestión de décimas de segundo. A nosotros, como a cualquier otro aficionado a las zapatillas, nos ha pasado cientos de veces y ese sabor amargo y rancio acompañado de la sensación de que con mas stock del producto se podría evitar es un sentimiento nada agradable.

Por todo esto el año pasado ambos miembros de esta modesta página web decidimos hacer cola por un modelo concreto, la Jordan XI Concord Low. Hartos de ver como se esfumaban los pares en todas las webs a lo largo del invierno decidimos que como era un lanzamiento que llegaba a las tiendas locales de las ciudades en las que vivíamos nos podíamos permitir ir unas horas antes de la apertura de la tienda para que no se nos escapase nuestro número. Y la experiencia no pudo ser más diferente entre nosotros.

concord-jordan-11-lows-3-900x596

Por un lado David llegó dos horas antes a la tienda y no había nadie. Nadie hubo a lo largo de la mañana hasta la apertura de la tienda hasta el punto que el personal que abrió el establecimiento se sorprendió de que hubiese una persona esperando desde antes de la apertura. En contraposición a mi me tocó sufrir un poco más. Llegué a eso de las 8:30 a la puerta de la tienda, una tienda que abría al público a las 11 de la mañana. En ese momento ya había en la puerta 7 personas esperando y a lo largo de la siguiente hora llegaron algunas personas más que iban comentando que en otras tiendas mas céntricas había cerca de una centena de personas esperando desde antes de las 6 de la mañana. Una autentica locura sin duda y una suerte para todos los que conocíamos otras tiendas que llevaban el producto además de las que ya estaban colapsadas. Una vez que estas dos tiendas colapsadas abrieron sus puertas a las 10 de la mañana y por tanto agotaron todos los pares disponibles toda esa gente de allí que se quedó sin su zapatilla puso rumbo a donde estábamos esperando nosotros, dos tiendas que estaban algo mas retiradas, a unos 15 minutos a pié (en concreto yo me encontraba en la mas visible de todas ellas, una bastante conocida de la calle Fuencarral). A mi me sorprendió de sobremanera la cantidad de gente que vino, cerca de la treintena, aunque ya estaba avisado previamente. En ese momento pude identificar claramente quien estaba en esa cola porque le gustaba el calzado o a quien le daba igual la talla porque lo querían para hacer dinero. La experiencia en la cola de espera fue estupenda puesto que toda la gente con la que estaba esperando éramos aficionados al calzado y por tanto teníamos tema de conversación para pasar horas y horas tranquilamente hablando. El ambiente era distendido, todo lo contrario a lo que nos enseñan desde Estados Unidos, se habló horas antes que números llevaríamos cada uno para no solaparnos y en caso de que fuera así cambiarnos a la cola de la propia Sivasdescalzo que estaba a 3 minutos andando y que tampoco tenía mucha gente esperando.

 

Gente esperando para la adidas Yeezy Boost desde el Jueves 26:

 

 

Bajo mi punto de vista hacer cola para una zapatilla es algo evitable al 100%. Quizás no hacer cola desde primera hora de la mañana pero desde luego sí hacer cola desde días antes, lo cual parece una majadería a vistas de cualquiera. No tenemos que perder el norte, esto son zapatillas y si salen pocas unidades es porque una marca concreta lo ha decidido y es ahí donde esta el problema, no en el hecho de que la gente las quiera para revender, o quiera varios pares o las tiendas en muchos casos reserven parte de esos pares a amigos o conocidos. A quien hay que señalar directamente es a la marca que decide sacar pocos pares a la venta aún sabiendo que la demanda es enorme. Otra cosa diferente es el caso de algunos modelos puntuales que hasta que no llegan a la tienda no se ve realmente la demanda del producto, pero en esos casos las marcas siempre suelen hacer reediciones y restocks al poco tiempo, viniendome a la mente la adidas ZX Flux Prism o últimamente la Nike Huarache Triple Black. Lo criticable en estos casos es que sabiendo que la Nike Foamposite x Supreme o muchos lanzamientos del NikeLab sin ir mas lejos tienen una demanda elevada se siguen empeñando en sacar unidades limitadas para cobrarlo a precios desmedidos en muchos casos y teñir las paginas de reventa de sus pares.